Buyer Persona, Campañas digitales, Comunicación de marca, En Redes Sociales, Social Selling

¿Cómo elegir al embajador de marca correcto?

Embajador de Marca

Según la RAE, un embajador es una “persona con el mayor rango en el servicio diplomático, que representa ante otros Estados, al Estado que la nombra”. También lo definen como un individuo que puede considerarse representativo de un lugar por ser característico de él. Yo me quedo con este segundo concepto y cambio la palabra “lugar” por “producto”. Eso es precisamente un embajador de marca.

Ser embajador de una marca es cargar con la responsabilidad de ayudar a dinamizar y humanizar la identidad de los productos, servicios y/o empresas que representen. Su imagen vuelve a las marcas más cercanas, atractivas y notorias para los consumidores elevando así, la relevancia pública de la misma.

Tener el trabajo de embajador de marca es garantizar que parte del público recuerde a la empresa que se está representando. Ya que las personas asocian de manera directa a la marca con los personajes públicos que las encarnan.

Cuando hablamos de embajador de marca de ropa, un ejemplo claro son las actrices de Hollywood durante las alfombras rojas. Por mencionar un par, Charlize Theron, está casada con Dior y Cate Blanchett usa mayormente Armani Privé durante la temporada de premios. Los seguidores de la moda lo saben y relacionan, sin titubear, a ciertas actrices con las casas de moda que las visten.

Entonces, si estás considerando incluir un perfil de embajador o embajadora de marca en tus estrategias de comunicaciones, es importante que tengas algunos aspectos super claros para elegir al representante más digno y atinado de tu producto o servicio.

Público objetivo

Asumamos que ya tienes claro cuál es tu target. ¡Listo! Ahora piensa qué tipo de personalidad podría ayudar a tu marca a llegar a ese público meta.

Expongamos el caso del mundo deportivo. Para ser embajador de Nike, Adidas o Puma, las estrellas deportivas como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, firman acuerdos de patrocinio. Estos acuerdos van desde publicaciones en redes sociales, hasta el uso frecuente de sus productos incluyendo apariciones públicas como imagen de marca. Podemos dar los mismos ejemplos dentro del rubro tecnológico, como muy lo hacen Samsung y Apple.

Sé lo que estás pensando. No eres una empresa grande que puede contratar a famosos de este tipo. Pero lo que intento explicar con estos ejemplos, es que tus embajadores deben ser referencias para tu público. En otras palabras: sus seguidores, deben corresponder a tu target.

Puedes considerar a microinfluencers, que para mí son los mejores embajadores de marca que existen. Son accesibles, por lo general se comprometen con las marcas porque realmente disfrutan del producto y cuando hablan de él, desbordan sinceridad. Lo que, si me permiten añadir, es bastante creíble.

Lo que hay que evaluar en el caso de estos perfiles es que tengan una presencia online establecida, deben relacionarse con sus seguidores y definitivamente ser activos en las distintas plataformas digitales. Y aunque no tienen que ser expertos en marketing, deben tener conocimientos sobre el tema. También importa en demasía que estén presentes en las mismas plataformas que quieras usar en tu plan de acción y en las cuales se mueva tu consumidor final.

Recorrido

¿Cuál es el bagaje de la persona que tienes en la mira como embajador de marca? ¿Conoces su pasado? ¿Comparte los valores corporativos y comunicacionales de tu marca? Si eres ONU Mujeres, no creo que se vea muy bien que tu embajador de marca sea Roger Ailes por ejemplo.

Antes de elegir a tu embajador, debes investigarlo y ver que tenga una reputación intachable. Después de todo, esto es un juego de reputación. Es una tarea que merece tiempo y esfuerzo, ya que “sorpresitas” futuras pueden desmoronar toda la imagen y credibilidad de tu marca. Lo que nos lleva al tercer punto.

Credibilidad

La gente debe creer en la persona que está hablando de tu marca. Y tú debes asegurarte de eso. La única forma de fidelizar a las masas es afianzar el sentido de cercanía y fiabilidad. Por lo cual, tu embajador o embajadores, deben contar con un alto nivel de profesionalismo, tener habilidades naturales de liderazgo y una pasión innata por construir relaciones. La confianza entre tu embajador y su público, se escapa del umbral de lo negociable.

Tuyo y de nadie más

Asegúrate de obtener acuerdos de exclusividad. No se ve muy bien que tu embajador de marca habla de ti y luego haga lo mismo con un producto o servicio similar al tuyo. Enamóralo, o mejor aún, busca posibles embajadores que ya estén enamorados de tu marca.

En conclusión, según tu presupuesto, tu plan de marketing, tu estrategia de comunicaciones y cualquier necesidad puntual, busca buenos embajadores de marca. Y no te limites a los influencers o celebridades. Un embajador de marca puede ser incluso un colaborador de tu empresa, un ama de casa, un profesional relacionado con tu producto, en fin. Siempre y cuando cumpla con los puntos anteriores, podrás encontrar el embajador que mejor te represente.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *